Hotel La Posada de Lalola ( Buera / Huesca )

Calle La Fuente 7 22146 Buera /Huesca (Aragón|España)

Teléfono:
974318437
Telf. Alternativo:
619225102
fax:
974318437

Descripción

A cinco kilómetros de Alquézar, al resguardo de la sierra de Guara, entre las cumbres pirenaicas y el llano vitivinícola del Somontano, Miguel Ángel Fernández abrió una tímida posada rústica en el año 1999, tras varios meses de rodaje con un restaurante de sabor regional situado a pocos metros de la casa.
Más que por su carácter y antigüedad (1856), la construcción se distingue entre las demás del pueblo por el arco en tonos crudos y la reja conventual que adornan la fachada, iluminada de noche con antorchas. Nada hace sospechar el encanto y la placidez celestial del alojamiento hasta que se pone pie en el jardín trasero, abierto a unos increíbles atardeceres sobre los tejados vecinos y el campanario de la iglesia parroquial. Por la cubierta de teja árabe descuellan dos típicas chimeneas aragonesas de piedra y con espantabrujas, unas figuras de cerámica que sirven para ahuyentar a los malos espíritus.
Muros adentro, el discurso ornamental encuentra su expresión más solemne en la gran lámpara medieval que pende sobre el salón de estar, diseñado a dos alturas. Las habitaciones, sin desdén hacia esta zona común, visten algunos muebles de anticuario meticulosamente restaurados, óleos contemporáneos, radiadores antiguos y suelos apropiados de barro, tarima y sisal.
Edredones de plumas con telas alegres flotan sobre las camas, lo que contribuye a recrear en cada estancia un ambiente íntimo y coqueto. A contra luz, Sol naciente, Cuarto menguante... Todos los dormitorios reciben un nombre propio a gusto del propietario, que se ha esforzado en cultivar un personalismo sutil y bohemio en cada rincón de su casa. Lugar de alivio es el sugerente eufemismo que reciben, por ejemplo, los cuartos de baño.

Excursiones, actividades, la cocina de la tierra y hasta alguna curiosidad interesante. Pincha en la Crítica de Fernando Gallardo.

Datos de interés

Habitaciones:

dobles: 7;
todas con calefacción, Tv color, habitaciones no fumadores


Instalaciones:

jardín, salas de convenciones con capacidad para 15personas , salón de estar


Comidas:

restaurante


Cierra:

Del 6 al 26 de enero.


Gerente:

Miguel Ángel Fernández

Tarifas

 
Precios Orientativos

Hab. individual

60 €

Hab. doble

79 €

 

Tarjetas de crédito: AE, DC, EC, MC, V, 6000

 

IVA (8%) no incluido

 

Curiosidades

El desayuno está listo, sin salir del edredón

Huele a café caliente al otro lado de la puerta. En La Posada de Lalola da gusto levantarse de buena mañana, sobre todo en invierno y si uno es algo perezoso. Si se prefiere desayunar sin salir del edredón, una cesta de picnic espera cada despertar colgada de la puerta. No hay prisa, los termos mantienen el café en su justa temperatura.

Crítica de Fernando Gallardo

LO MEJOR:

La decoración de la casa, la atmósfera bohemia y el ambiente tranquilo.


LO PEOR:

La escasez de instalaciones.


HABITACIONES RECOMENDABLES:

Cualquiera de ellas resulta deliciosa.


HABITACIONES CON VISTAS:

Todas se asoman a los campos circundantes.


COMER:

En el restaurante del hotel se ofrece una original cocina mediterránea aderezada con productos naturales de la tierra y regada con una selecta carta de vinos con denominación de origen de Somontano. No hay carta, los dueños proponen un par de platos al comensal. No suelen doblar mesas para permitir extender la sobremesa el tiempo que se desee.


ALREDEDORES:

En buena lógica, la sierra de Guara ofrece a los senderistas innumerables excursiones de una jornada para regresar al hotel con apetito de cena. Alquézar, Adahuesca y Naval son pueblos con encanto medieval en sus calles. Ya en Barbastro, la capital del Somontano, se puede programar una vista a las bodegas de Enate, Viñas del Vero, Lalanne y Pirineos. Con invitación a una cata de vinos incluida.


ACTIVIDADES:

El lugar es muy apreciado por los forofos del barranquismo y los deportes de aventura.


Opiniones




Hemos pasado un fin de semana espectacular, el sitio desborda encanto y tranquilad, la posada te envuelve con un magia especial. Su terraza y sus salones estan cargados de colorido y no hablemos del romántico y acogedor restaurante que me cautivó en todos los aspectos. Según entras al comedor parece que te transporta a otra época o lugar y empiezas a formar parte de todo aquello. Las velas lo iluminan todo y te hacen sus complices y las fotos de la pared te hacen recordar el pasado. La comida es espectacular, pero sobre todo el trato que Miguel Angel nos dio, magnifico, su atención en todo momento, el estar pendiente de cada cosa y cada detalle.

mariajoseordas@telefonica.net, 19/08/2010

Hemos pasado una semana en la posada y por economizar en palabras la voy a definir con una sola: magnífica. Pero si las instalaciones destilan encanto y gusto, Miguel Angel y sus chicas (Cristina, Maite y Aye) son un equipo encantador. Se desviven por atenderte y siempre están atentos a tus necesidades. La cocina es de lo mejor que he degustado. El bacalao con muselina es un auténtico monumento culinario.

ramirezburgos@hotmail.com, 26/07/2010

En una palabra: impresionante. Es una posada con personalidad propia, decoración funcional, alegre y con variado colorido en las habitaciones. Tranquilo, céntrico y en una zona con mucho valor añadido (como el i.v.a., pero en bueno). No nos podemos olvidar de la cocina, los vinos de la zona y el trato esquisito de sus profesionales.

svila@cmineraolesana.cat, 25/08/2008

Ha sido un fin de semana muy romántico gracias al trato del personal de Lalola. En la cena nos pusieron varios entrantes y roastbeef. Nos encantó la presentación de los platos. El personal, el comedor, la terraza, las habitaciones y el ambiente invitan a un fin de semana inolvidable... Al levantarnos nos sorprendieron con una cestita de desayuno frente a nuestra habitación. Por cierto, hacen el zumo de naranja natural, se nota.

pgilzarate@hotmail.com, 27/06/2008

Desorden en forma de casa vieja y abandonada donde en verano te sirven para cenar una sopa caliente. Nos correspondió una habitación oscura y con camas incómodas.

fescude@infonegocio.com, 16/06/2008

Hemos pasado unos días maravillosos en el Somontano. Uno de ellos en Lalola, donde recibimos una atención muy personal. Es una posada bonita y acogedora. Para cenar, una ensalada de lechuga y aceitunas, un poco de puré de calabaza y ternera en salsa. Muy normalita. El desayuno, bien. Lo mejor es que te lo dejan en la puerta de la habitación y tú te lo tomas donde y cuando te apetezca. La habitación nos pareció muy coqueta, aunque pasamos un poco de frío (¿escasa la calefacción?. El baño, muy bonito, pero imposible ducharse con las manos libres: el soporte de la ducha esta colocado a la altura de la cintura.

pilar13@hotmail.com, 15/01/2008

Muy agradable el fin de semana romántico. Miguel Ángel y todo su equipo tuvieron con nosotros un trato muy cercano. Encontramos las habitaciones muy coquetas y personales. Todo muy limpio y acogedor. Si acaso una sugerencia: las duchas deberían ofrecer un sistema para sujetar arriba las alcachofas y poder dejar las manos libres. Los desayunos estuvieron muy bien, así como el menú desgustación de la cena.

pablo@aderal.es, 02/01/2008

Favoritos Compartir
  Mapa del Hotel
publicidad
Favoritos Compartir

nuestros proyectos

           

notodohoteles.com es un proyecto de