Toledo, para chuparse los dedos (14/10/2015)

  • Facebook
  • Twitter
  • Compartir
Plan Toledo, para chuparse los dedos

Las gachas, las migas, el puchero y el cocido, el pisto o el bacalao... Toledo pondrá sus manteles de gala y la mejor cubertería para celebrar que, en 2016, será la Capital Española de Gastronomía. Sustituirá en el trono a Cáceres, que durante 2015 hizo buena gala de su fondo de armario culinario, y se impuso a una Huelva que, seguro, estará en las quinielas de la próxima edición del certamen.

Las virtudes de la mesa toledada tienen la compleja tarea de sobresalir por encima del fastuoso patrimonio que rebosa la ciudad, y quizá solo por eso no es tan conocido como debiera. Van de la mano, eso sí, la cultura, la historia y la mesa de la que fuera sede de la Corte de Castilla. Entre otras razones, porque el libro de recetas de la capital castellano y manchega se alojan herencias romanas y sefardíes. 

La fortuna ha querido que la cita sea redonda, ya que en 2016 Toledo conmemorará los 30 años de la declaración de Ciudad Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco, y el 400 Aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes. El autor de El Quijote fue uno de los que elogió siempre que pudo el buen yantar toledano, pero no el único. Lope de Vega, Fernando de Rojas, Benito Pérez Galdós y Alejandro Dumas también supieron apreciarla. “A quien Dios quiso bien, en Toledo le dio de comer”, se advertía hace seis siglos, y con razón. 

Toledo tomará el relevo de Vitoria, Burgos y Cáceres en unas condiciones extraordinarias. No solo el televisivo Pepe Rodríguez e Iván Cerdeño, ambos con Estrellas Michelín y al frente del Restaurante El Bohío y El Carmen de Montesión, respectivamente, están dotados para seducir y sorprender a propios y extraños. En la capital abundan los buenos chefs. Basta acordarse de Carlos Maldonado, Tomás Palencia, Javier Brichetto, José Carlos Fuentes o Inés Gárate, entre otros cuantos. 

Consistente, humilde, intensa... los adjetivos de la comida tradicional toledana comenzarán a fusionarse con unos cuantos nuevos gracias a una celebración en la que se incluirán simposios, concursos, charlas, certamenes, más de una master-class y una amplia nómina de actividades que irán conociéndose poco a poco. Los guisos de caza menor como los pichones asados, el ciervo, los escabeches, las legumbres y las hortalizas (y entre ellas, reinando, la berenjena), los vinos, los quesos, los dulces conventuales... 

Para ir avanzando y tomar ventaja, no está de más acercarse a la 'ciudad de las tres culturas' y hacer una primera aproximación a sus maravillas gastronómicas. Hemos seleccionado los mejores hoteles con encanto para que tu estancia sea perfecta. Conócelos aquí.

José Ángel Sanz

 

Club Vip