Sensores y personas (01/12/2015)

  • Facebook
  • Twitter
  • Compartir

Hace un año, Google adquirió la tecnológica especializada en la fabricación de termostatos inteligentes, Nest, por 3.200 millones de dólares. Todos los indicios apuntaban —y siguen apuntando— al dominio del buscador en el llamado Internet de las Cosas, o lo que es igual, un ecosistema de hiperconexión digital a través de sensores móviles cuyas primeras manifestaciones ya estamos viendo en los dispositivos vestibles —o ponibles, como el nuevo Watch de Apple— que irán tomando vuelo también en la industria turística.

¿Qué significa ese nuevo y rebuscado concepto? La lógica de la nueva era digital y la derivación de todos los procesos industriales hacia la impresión en 3D, junto al abaratamiento progresivo de los microchips y gadgets tecnológicos, permitirá que todos los objetos que nos rodean estén conectados y sean los detectores inteligentes de nuestra realidad. Al igual que hoy muchos de nosotros somos ya sensores activos a través de los móviles.

¿Y qué aportará este mundo de dispositivos conectados a la industria turística? Imaginemos el futuro termostato Google, desarrollado y fabricado por su división Nest, una vez que haya sido instalado en las habitaciones de un hotel, no muy diferente de los actuales termostatos o detectores de humo. En un primer momento, el huésped podrá activar mediante una app dicho termostato apenas unas horas antes de su llegada con la temperatura ambiente deseada, evitando el gasto de personal en asumir esa función mecánica, ahorrando explicaciones sobre su funcionamiento en la toma de posesión del dormitorio u obligando al diseñador del hotel a estandarizar su uso en todas las habitaciones y espacios comunes. En un momento posterior —y ahí es donde Google demuestra su verdadero interés al comprar Nest—, gracias al Big Data, el sistema reconocerá al huésped y activará el termostato justo cuando lo necesita y a la temperatura adecuada. No a la temperatura de su gusto, que sería lo fácil, sino a la temperatura adecuada para el perfecto funcionamiento de su organismo. ¿Cómo ello? Gracias a que se habrán conectado dos dispositivos de uso corriente en un futuro próximo: el sensor fisiológico del cliente y el sensor ambiental de la habitación. Uno informará al otro. El otro informará al uno. Y ambos al sistema de gestión, que procesará los datos al instante para climatizar debidamente el espacio.

Éste es solo un ejemplo de las ventajas que empieza a proporcionar el Internet de las Cosas o un mundo interconectado mediante la tecnología digital. Podemos imaginarnos muchas cosas más a lo largo de la estancia de un viajero cuyas necesidades serán cubiertas por un sistema inteligente de sensores como el iWatch, que permitirá abrir las puertas de las habitaciones sin pasar por el trámite de registro previo en recepción, y cuyas primeras aplicaciones ya se están viendo en algunos hoteles Aloft (pertenecientes al grupo norteamericano Starwood), como el de Abu Dhabi, y, próximamente, en el W Barcelona. Gracias a la tecnología, la plantilla humana de los hoteles quedará redimida de efectuar trabajos mecánicos y podrán dedicarse más bien a los creativos. A practicar liturgias emocionales en vez de servicios mecánicos y aburridos. ¿Cómo resistirse al paraíso en una industria, la turística, cuya mejor promesa es el propio paraíso?.

La opinión de
Fernando Gallardo

Fundador de notodohoteles.com

Villa de Sallent

Villa de Sallent

Aparte de la estación de Formigal, el valle de Tena está jalonado por pueblecitos con sabor a tradición, como Biescas, Escarrilla, Tramacastilla, Panticosa, Lanuza y Sallent de Gállego. 

IntraMuros
Notodo.com

IntraMuros

Tabacalera Promoción del Arte. Madrid

Los 20 de la Fábrica.
lafabrica.com

Los 20 de la Fábrica.

Rosa Ros, Toni Segarra y Telmo Gutiérrez son los protragonistas de los próximos homenajes organizados por La Fábrica con motivo de su veinte aniversario.

Club Vip