Navidades blancas (30/12/2013)

  • Facebook
  • Twitter
  • Compartir
Artículo Navidades blancas
AC Baqueira (Baqueira-Beret, Lleida)
Fue el primer AC no urbano de la división Selection de la cadena, levantado para ofrecer el mayor lujo a sus huéspedes aficionados al esquí: una telecabina que los conducen a la cota 1.800. En pleno valle de Arán, la estética parecía obligar a los cánones de siempre, véanse pizarra, madera y piedra. Lo verdaderamente trascendente se oculta dentro, un catálogo de refinamiento diseñado por el estudio GCA Arquitectes. 
 
Bocalé (Sallent de Gállego, Huesca)

Rusticidad y calor familiar para un refugio montañero al estilo de siempre. Los paños y materiales se conjuntan, el trato es cálido, el confort amable y artesanal. Frente a los ventanales, una chimenea de cobre envejecido caldea las vistas a las montañas. Para el relax de la dura jornada de esquí, imprescindible bajar a las termas naturales y descubrir un baño placentero en aguas de manantial. Fuera, en una dirección, Formigal; en la otra, Panticosa. 
 
Ciria (Benasque, Huesca)

Clásico entre los clásicos de la hotelería montañera, el éxito de este hotel de Benasque pasa por las virtudes de los hermanos Ciria, veteranos y especialistas en hacer de su casa el lugar de encuentro antes de enfrentarse a las cresterías del Pirineo. El toque casero es la clave que también destila en los fogones y manteles del comedor, platos para chuparse los dedos. La tentación en las habitaciones abuhardilladas de la tercera pasa por no salir de entre las sábanas. Las suites de esta condición, tientan por sus bañeras de hidromasaje bajo el entramado de viguería. Planazo sobre todo si se acaba de regresar de las pistas de la estación de Aramón-Cerler, a tan sólo seis kilómetros. 
 
El Milano Real (Hoyos del Espino, Ávila)
 
El contacto de la nieve con este hotelito con encanto ya clásico en nuestros análisis tiene más que ver con el embellecimiento del paisaje que con la práctica del esquí y los deportes de riesgo. En el hotel así lo celebran desde la caída de los primeros copos, todo un acontecimiento en el parque regional de la Sierra de Gredos. Pero es que tampoco hay que olvidar que, al fin y al cabo, los huéspedes pueden encontrar a un paso los glaciares cuaternarios más alpinos de toda la Cordillera Central. El Circo de Gredos siempre es una buena excusa. Nunca defrauda.  
 
Garòs Ostau (Garós, Lleida)

Más tono hogareño en la montaña, seña que casi parece un obligado. Aquí el hotelito es una opción modesta pero inteligente si se quiere atacar las pistas de Baqueira-Beret, uno de los atractivos principales del Valle de Arán. Alicia Milló, con genes de conquistadores, es la culpable de todo lo bueno que ofrece su negocio coqueto y resultón, muy fiel a la tradición aranesa en cuanto a su carácter, sobresaliente en lo referido a los detalles de tranquilidad o de excelencia en el desayuno. Imposible no sentirse cómodo en las estancias al abrigo de las telas, escogidas personalmente por la propietaria, o de cara a los ventanales del comedor, donde los comensales se eternizan tanto si el sol aprieta como si la nieve hace de las suyas. 

La Casueña (Sallent de Gállego, Huesca)

Toda una curiosidad hecha hotel. Del olvido recuperaron los hermanos Pérez Urieta un caserón más de piedra y pizarra en un pueblo ya de por sí distinto a muchos por su condición de superviviente de las aguas del embalse. El resultado le ensalza como un hotel hospitalario de interiores coloristas y hasta kitsch inspirados en la obra de Rothko cuyo emplazamiento silencioso en pleno Valle de Tena le lleva a poder otear sus cumbres desde las lucanas de las habitaciones más románticas. Un rincón pirenaico diferente, sobrecogedor.  
 
Rafaelhoteles by La Pleta (Baqueira-Beret, Lleida)

El eclecticismo y la vanguardia son las notas predominantes del hotel estrella de la cadena Rafaelhoteles en plena carretera de Baqueira a su paso por la cota 1.700. El telesilla, a escasos 400 metros, que conste. Si se viene a eso, no hay pegas: clases particulares de esquí, alquiler de material, transporte a pistas... Si se exige más: sushi bien cortado en la mesa, tratamientos con productos araneses en el lujoso spa, obras de arte y decoración exótica, camas King size y edredones nórdicos. El invierno es para la chimenea, los cristales ahumados y las poltronas diseño de Karen Blixen colocadas frente al paisaje. 
 
Santa Cristina (Canfranc, Huesca)

El puerto de Somport y el Canal Roya ya son alicientes paisajísticos suficientes para ser contemplados durante el deshielo desde este ya mítico establecimiento hospedero, cuando el verde del valle asoma. Pero nevado, incluso visible desde la fenomenal zona fitness acristalada, el espectáculo adquiere matices inigualables de belleza pirenaica. Entre la estación de Canfranc y las de Candanchú, Astún y Le Somport, el hotel ofrece todo tipo de facilidades para la práctica del esquí alpino y de fondo. Tras la intensa jornada de nieve, se impone un masaje en el Petit Spa, una suculenta cena en El Boj, y una copa entre el lienzo decorativo ideado por el artista oscense Vicente García Planas, autor también del hotel La Casueña. 

Sport Hotels -Sport Hotel Hermitage & Spa y Sport Village- (Soldeu, Andorra) 

De las pistas al spa, del spa a las pistas. A más de uno esta dinámica le sabrá a gloria bendita si se hospeda en este moderno hotel rodeado a más de 1.800 metros por los bosques del Vall d'Envalira. Pero son los 4.500 metros cuadrados de instalaciones wellness los que realmente estimulan al personal, pues este no es un hotelito con sauna sino un gran hotel con spa de los de verdad. Por supuesto, se aprovecha de las vistas a las cumbres nevadas de Grandvalira para proporcionar al huésped material sedante. El material para las pistas, gestión de forfait incluida, también está garantizado. Ah, y ¿te apetece conocer los Pirineos a vista de helicóptero? Este es tu hotel. 

A cargo de la misma empresa, este otro gigante del Valle d'Envalira lleva unas cuantas décadas proporcionando lo necesario y más al esquiador de las pistas de Soldeu-El Tarter que con las botas ya puestas, sale pitando en el próximo telecabina. La madera se palpa a cada paso, los espacios se ensanchan al entrar por la puerta, el spa pide su protagonismo y, en general, los aires clásicos ofrecen confianza a un huésped que se mueve en el hotel con soltura. Lo mismo se le ve en la piscina climatizada que descansando junto a alguna de las chimeneas de piedra en uno de los sillones orejudos del salón.

Tierra de Biescas (Biescas, Huesca)  
 
La familia Lacruz dio una vuelta de tuerca al clásico hotel de montaña con un proyecto arquitectónico valiente pensado para abrirse a la naturaleza en lugar de protegerse de ella. Espacios amplios y luminosos gracias al aval de Francisco Lacruz Abad, arquitecto defensor de la contemplación panorámica de la montaña desde cualquiera de los rincones del edificio. Listones de madera y segmentos de hormigón visto brillan en la fachada por sí solos a orillas del parque nacional de Ordesa, para encontrar en los interiores un pulso minimalista que acomoda a la perfección una obra gráfica firmada por conocidos pintores regionales.   

Muy bien comunicado para enfilar las cumbres nevadas o, si se prefiere, recluirse y no saber nada del frío. En las inmediaciones, las estaciones de Formigal y Panticosa, y un poco más lejos Candanchú y Astún. 

 

La opinión de
Fernando Gallardo

Fundador de notodohoteles.com

Villa de Sallent

Villa de Sallent

Aparte de la estación de Formigal, el valle de Tena está jalonado por pueblecitos con sabor a tradición, como Biescas, Escarrilla, Tramacastilla, Panticosa, Lanuza y Sallent de Gállego. 

IntraMuros
Notodo.com

IntraMuros

Tabacalera Promoción del Arte. Madrid

Los 20 de la Fábrica.
lafabrica.com

Los 20 de la Fábrica.

Rosa Ros, Toni Segarra y Telmo Gutiérrez son los protragonistas de los próximos homenajes organizados por La Fábrica con motivo de su veinte aniversario.

Ratings powered by TripAdvisor
Club Vip