Hoteles de película (04/03/2014)

  • Facebook
  • Twitter
  • Compartir
Anterior Siguiente
Artículo Hoteles de película
subir imagen

De la inolvidable Grand Hotel, con Greta Garbo y John Barrimore, hasta las intrigas de personajes y habitaciones en Charada. Del escalofrío paranoide de El Resplandor –aunque en este caso el hotel Overlook fuera de ficción y su réplica sea el hotel Ahwahnee del parque nacional de Yosemite- hasta recientes taquillazos como Hangover I (Resacón en Las Vegas) y II (Resacón en Bangkok) o Inception (Origen). El hotel siempre actúa bien. Notodohoteles presenta la siguiente producción aprovechando la celebración de la 86 edición de los Premios de la Academia: un recorrido por los hoteles que más y mejor han servido de plató de rodaje y que, en algunos casos, pueden considerarse un personaje en sí mismos. Un Oscar para ellos. ¡Acción!

subir imagen

Mención aparte merece el último papel protagonista interpretado por un hotel en el cine. The Grand Budapest Hotel no es el nombre de un hotel real sino el de una película, la reciente (a punto de estrenarse en España) creación del imaginativo director Wes Anderson. Sin duda, tenía que estar en este especial. En esta misma línea de ficción, tampoco era real el hotel manicomio de Four Rooms, con Quentin Tarantino y Robert Rodríguez al frente de la dirección.  

subir imagen

Lebua State Tower Hotel (Bangkok, Tailandia). Uno de las rascacielos más célebres de la populosa capital thai. Un hotel lujoso y exclusivo en plena Silom Road en el que turistas, curiosos y urbanitas locales hacen cola en sus ascensores para ascender hasta la cima. En ella, el Sky Bar, una terraza literalmente de vértigo por su teatralidad y su salida al vacío. Una inmensa cúpula dorada desde la que unas escalinatas bajan hasta el restaurante. Al fondo, la barra circular y la pista de baile. Todo un must de la noche en Bangkok, sobre todo desde la secuencia rodada para la segunda parte de la exitosa Hangover.     

subir imagen

Royal Station Hotel (Carnforth, Reino Unido). Frente a este hotelito de dos estrellas, David Lean rodó en 1945 gran parte de su Brief Encounter (Breve Encuentro), una romántica historia de amor entre Celia Johnson y Trevor Howard basada en la obra de Noel Cöward.

Les Rives de Notre Dame (París, Francia). Con vistas al Sena y, por supuesto, a Notre Dame, esta mansión parisina, antigua posada de lavanderas en el siglo XVI, no solo contó con el escritor John Steinbeck como ilustre huésped, sino que formó parte en 1959 de la película À Bout de Souffle, una de las cumbres de la nouvelle vague dirigida por Jean-Luc Godard y protagonizada por Jean-Paul Belmondo y Jean Seberg.

subir imagen

Hotel Des Bains (Venecia, Italia). Todo un veterano en esto de la escena, este hotel del Lido encierra todo el aroma aristocrático de la belle époque. Su estilo Liberty atrajo a la alta sociedad europea de principios del siglo XX pero su espaldarazo definitivo llegó en 1911 cuando el mismísimo Thomas Mann conoció sus aposentos. Aquella suntuosidad decadente le inspiró tanto que de aquella estancia nación Muerte en Venecia. Años después, Luchino Visconti rodó la gran película homónima, con Dirk Bogarde en el papel protagonista, que inmortalizara definitivamente y al son de la música de Mahler los salones relucientes del hotel y sus casetas rayadas apostadas en la arena de la playa. Desgraciadamente, el hotel como tal se está transformando en un complejo de apartamentos de lujo.

subir imagen

Grand Hotel (Rimini, Italia). Una atmósfera similar a la del Hotel Des Bains sedujo a Federico Fellini en el Grand Hotel Rimini –nada que ver con el de la novela de Vicki Baum y merecedora del Oscar a la mejor película en 1932- hasta querer rendirle culto en Amarcord, una de las películas más célebres del genio italiano, precisamente natural de Rimini. Dos son las historias a modo de flashbacks que se desarrollan en este hotel inaugurado en 1908.

Fontainebleau (Miami, Estados Unidos). “En primer lugar, debes conseguir el dinero; luego, ese dinero te hará conseguir el poder; y cuando tengas el poder, entonces, tendrás a las mujeres.” Tony Montana (Al Pacino) se quedaba a gusto en Scarface (El precio del poder) con uno de sus típicos speechs hiperventilados sobre la ambición en la vida. El escenario, la piscina de este hotel al más puro Miami style. La terraza, bajo las palmeras, conserva todo el encanto soleado. Las habitaciones reservan vistas de impresión al oceáno.

Degli Orafi (Florencia, Italia). No podía faltar a la cita el hotel que sirvió de escenario a Una habitación con vistas, película que le supuso a James Ivory el reconocimiento de la crítica y del público, así como varios Premios de la Academia en 1985, incluido el de mejor dirección artística (escenografía), en parte gracias al exquisito trasfondo exhibido en este antiguo convento florentino. La adaptación de la novela de E.M. Foster encontró en el Degli Orafi –el hotel de los orfebres- el gusto perfecto para contraponer a la cultura y moral inglesa el apasionamiento italiano. Las vistas desde la habitación 414, la única con balcón, siguen como siempre, mirando al Arno y al Ponte Vecchio.

Beverly Wilshire (Los Ángeles, Estados Unidos). Un hotel de cine como pocos, este clásico de Beverly Hills ahora en manos de Four Seasons ha tenido incontables celebrities entre su clientela y ha llegado a ser residencia fija de Warren Beatty y hasta de Elvis Presley. Incluso Dashiell Hammet escribió aquí The Thin Man, luego llevada a la pantalla. Pero por lo que hoy en día es parada obligada de los tours turísticos es por ser el hotel de Pretty Woman, el lujoso hotel al sur de Rodeo Drive donde Richard Gere lleva a Julia Roberts para iniciar su peculiar relación. ¿Quién no se acuerda de la terraza y de la bañera redonda de la suite? ¿Y de la secuencia del piano-bar?

Hotel 17 (Nueva York, Estados Unidos). En pleno centro de Nueva York, a unos pasos de Union Square, situó Woody Allen parte de una de sus más desternillantes y entretenidas cintas con la Gran Manzana como eje central. Misterioso asesinato en Manhattan se valió del aire ecléctico y especial de sus pasillos, lavabos y habitaciones, forradas en madera, apliques dorados, moquetas y papeles pintados. Estos camarotes también sirven de set fotográfico para artistas y estrellas como Madonna, engatusados todos por el magnetismo de su ambientación.

Royal Eagle Hotel (Londres, Reino Unido). El encanto victoriano de estas cinco casas restauradas y convertidas en hotel en Bayswater, cerca de Hyde Park y Oxford Street, fue elegido para rodar la secuencia clave del trato en una de las películas británicas más reconocidas de los últimos años: Trainspotting, de Danny Boyle. En la misma calle se rodaría el homenaje a Abbey Road con los cuatro protagonistas algo alterados.

Hotel Park Hyatt Tokyo (Tokio, Japón). Uno de los penúltimos ejemplos en los que un hotel marca el guión de una película puede ser el de Lost in Translation, el segundo trabajo de Sofia Coppola que en 2003 alcanzó fama mundial por el singular tono melancólico con el que trata la chipa surgida entre Bill Murray y Scarlett Johansson. Parte del acierto radica justo en encerrar a los personajes en esta imponente torre de cristal localizada en el distrito financiero de Shinjuku y desde cuyos enormes ventanales contemplan un Tokio distante, deshumanizado y nocturno. El skyline de la ciudad a la altura de la piscina climatizada o de la coctelería, por citar varias escenas famosas de la película. Resulta curioso que la última película de Sofia Coppola, Somewhere, también se centre en un hotel, en este caso el celebérrimo Chateau Marmont de Los Ángeles. subir imagen 
Otros hoteles de película:

Bellagio (Las Vegas, Estados Unidos) en Ocean's Eleven, 2001

Budapest Marriott Hotel (Budapest, Hungría) en Munich, 2005

Hotel Giraffe (Nueva York, Estados Unidos), en Sexo en Nueva York, 2008

Hotel Relais Bourgondisch Cruyce (Brujas, Bélgica) en Escondidos en Brujas, 2008

Caesars Palace (Las Vegas, Estados Unidos) en The Hangover (Resacón en Las Vegas), 2009

Hilton St. Louis Airport o el Renaissance Grand Hotel (St. Louis, Estados Unidos) en Up in the Air, 2009

Grand Hotel Cabourg (Cabourg, Francia) en Coco avant Chanel, 2009

Hotel de París (Mónaco) en Iron Man 2, 2010

  
BOND, HOTELES JAMES BOND

Un sofisticado gentleman como James Bond obviamente es un asiduo de los mejores hoteles del mundo. Estos son algunos de los hoteles que el personaje de Ian Fleming ha sabido hacer brillar con luz propia:

Stoke Park Club (Buckinhamshire, Reino Unido) en Goldfinger

Hilton Las Vegas (Las Vegas, Estados Unidos) en Diamantes para la eternidad

Atlantic Kempinski (Hamburgo, Alemania) en El mañana nunca muere

Taj Lake Palace (Rajasthan, India) en Octopussy

Atlantis Bahamas Resort (Isla Paraíso, Bahamas) en Casino Royale

La opinión de
Fernando Gallardo

Fundador de notodohoteles.com

Villa de Sallent

Villa de Sallent

Aparte de la estación de Formigal, el valle de Tena está jalonado por pueblecitos con sabor a tradición, como Biescas, Escarrilla, Tramacastilla, Panticosa, Lanuza y Sallent de Gállego. 

IntraMuros
Notodo.com

IntraMuros

Tabacalera Promoción del Arte. Madrid

Los 20 de la Fábrica.
lafabrica.com

Los 20 de la Fábrica.

Rosa Ros, Toni Segarra y Telmo Gutiérrez son los protragonistas de los próximos homenajes organizados por La Fábrica con motivo de su veinte aniversario.

Ratings powered by TripAdvisor
Club Vip